Ybrahin Sierraalta D.

Hoy en día definitivamente se viven tiempos exponenciales, en un continua metamorfosis y en una sociedad súper compleja, que lejos de ser compacta y homogénea, se halla tensionada entre tres fuerzas que la dominan: por un lado la vertiginosa globalización, por otro el crecimiento reticular de la economía y por ultimo las avanzadas transformaciones tecnológicas, que modifican continuamente la manera profunda de relacionarnos, comunicarnos y acceder al conocimiento.

A este respecto, Bojarov (2005) afirma que nos encontramos ante el nacimiento de una nueva sociedad ávida de información y conocimiento”; que según Castells (2001) ha creado una posible estructura social bien llamada: “la sociedad red”, una nueva economía que llaman “la economía información/global” y una nueva cultura conocida como “la virtualidad real”.

En este contexto, no cabe la menor duda que esta nueva “sociedad red” ha traído como consecuencia la vertiginosa y incorporación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (T.I.C) en todos los sectores, desde el económico y cultural hasta lo organizacional/empresarial según afirman Almenara, Romero, Barroso, Román, Llorente y Castaño (2007).

Entonces partiendo del hecho que ya no es un secreto que los recursos tecnológicos están presentes en todo los campos del ser y que hacer humano, su utilización en los procesos de enseñanza-aprendizaje ha empezado a generar profundas reflexiones e interés entre los especialistas.

Ahora, ¿ qué son las TIC?

Como decíamos anteriormente, hoy en día la tecnología ha irrumpido en nuestras vidas de una forma tan acelerada que está abordando todos los sectores de nuestra sociedad, por lo que se a convertido muy rápidamente en una de las variables fundamental de los entornos formativos de la actuales sociedades del conocimiento.

Autores como Majó & Marquès (2002), Gutiérrez (2003) y Area (2005) ya destacan la influencia de la sociedad de la información y el conocimiento, la integración de las nuevas tecnologías, los fenómenos propios de la globalización, las dinámicas sociales y culturales, los nuevos lenguajes y formas de representación como aspectos relevantes que permean los centros de conocimiento del siglo XXI.

Entonces, partiendo de esas premisas, se puede afirmar que la presencia de la tecnología en el cierre de brechas de conocimiento ya no es una novedad sino una realidad. En esencia su uso y aplicación se enfatiza en los elementos que aportan en el ámbito de la comunicación, la enseñanza, el aprendizaje y la andrología; de acuerdo a la Fundación Gabriel Piedrahita Uribe (2008) la utilización adecuada de las TIC es de gran ayuda para la formación de «Ambientes de Aprendizaje Enriquecidos».

Según los expertos las tecnologías de información, constituyen un fenómeno de gran trascendencia social; ahora bien cuando se habla de TICs es importante destacar que se refieren al conjunto de diversas prácticas, conocimientos y herramientas vinculados con el consumo y la transmisión de información.

Reforzando el concepto, la teoría hace referencia a las herramientas y las técnicas utilizadas en el tratamiento y la transmisión de la información: informática, internet y telecomunicaciones.

La CEPAR (2003) las define como sistemas tecnológicos mediante los que se recibe, manipula y procesa información, que facilitan la comunicación entre 2 o más interlocutores.

Villa y Poblete (2007) amplia que son herramientas que se utilizan como medios de expresión, comunicación, aprendizaje e investigación; y tienen por objetivo contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas que tienen un contacto diario con ellas y las integran a un sistema de información para mantenerse conectado con otras personas.

Pérez, J. (2002) adicionalmente complementa que son necesarias para acceder y manipular datos digitales y explicita tres características básicas de las TICs:

  1. Conjunto de habilidades y competencias, valorándose a las TICs como materia de estudio, procurando determinar los conocimientos y las habilidades que promueven.
  2. Como herramientas para mejorar el desarrollo de procedimientos ya establecidos.
  3. Como agentes de cambio capaces de generar nuevas herramientas y técnicas para el desarrollo de actividades, creando nuevos paradigmas a través de la innovación de los procesos.

Por tanto, una definición más detallada de las TICs sería que son herramientas computacionales e informáticas que procesan, almacenan, sintetizan, recuperan y presentan información representada de la más variada forma. Es decir un conjunto de soportes y canales para el tratamiento y acceso a la información.

Ahora bien, vale la pena destacar que los puntos anteriores sólo refieren a las TICs en términos de su esencia misma, es decir, que no contempla el uso de las personas y su impacto en ellas.

Al presentarlas asi, surge la pregunta ¿pueden las Tecnologías de la Información y la Comunicación ser consideradas un potencial para complementar, enriquecer y transformar la el proceso enseñanza aprendizaje en las organizaciones actuales?.

De un enfoque tradicional al nuevo modelo …

Aterrizando lo expuesto hasta ahora, se puede inferir que las TICs son una herramienta que permite a las personas acceder a conocimiento e información de forma casi inmediata y a la medida de quien la necesite; es por ello que se transforman en torrente de oportunidades que puede apalancar al proceso de cierre de conocimiento individualizado.

De esta aclaración se puede desprender que las TICs no sólo son un soporte (hardware), sino que también son interacción entre los socios de aprendizaje que lo usan. En la practica de trasferencia de conocimiento pueden entonces ser entendidas como el conjunto de redes humanas conectadas y determinadas a partir de los roles de los agentes conectores y sus relaciones.

Ahora bien, esta nueva forma de conectividad requiere de un modelo que afronte múltiples retos; siendo el principal el dar respuesta a los profundos cambios que se prevén para las «nuevas comunidades del conocimiento»; como tejido formal que hace que la organización sea efectiva y posible.

Asi, este nuevo modelo debe estar lleno de posibilidades que permita crear entornos de aprendizaje que pongan a disposición una gran amplitud de información, que además de actualizada sea de interés común entre las partes. En palabras de Gromov, (1994) el principal desafío que presentan las TICs en la proceso enseñanza aprendizaje es el diseño de sistemas que permitan programarlo, así como motores de búsqueda que permitan encontrar contenidos y no sólo títulos.

Desde esa perspectiva las TICs, definitivamente además de proporcionar contenidos de auto-estudio, deben crear también un espacio para la comunicación y ofrecer la oportunidad de interactuar en un entorno de trabajo cooperativo.

Como afirma Fernandez, (2008) deben reforzar las interacciones y la comunicación que son la base del aprendizaje permanente y aportar como afirma Cabero (2000), aprendizaje cooperativo, autoaprendizaje, enseñanza individualizada y flexibilización de la enseñanza para alinear los pre saberes con el nuevo conocimiento.

A manera de conclusión

Son muchos los beneficios que aportan las TICs al proceso enseñanza aprendizaje, convirtiéndolas en una poderosa herramienta significativa en ell desarrollo del conocimiento.

Lo expuesto, permite afirmar que el uso de las TICs fomenta el desarrollo de distintas habilidades y puede ser una ventana abierta a las demandas de la nueva forma de aprender y enseñar del siglo XXI.

Definitivamente, es a través de estos nuevos medios que se puede experimentar y acceder el conocimiento de una manera que resultaría imposible utilizando fuentes de referencia tradicionales.

Las TICs definitivamente constituyen uno de los medios más eficaces para viabilizar el cumplimiento de los objetivos planteados en los diseños instruccionales al aplicarlas como medio para la información, que permitan en el socio de aprendizaje el desarrollo de destrezas distintivas como: la capacidad de dar respuestas inmediatas, el proceso de información en paralelo, la manipulación y desenvolvimiento en las multimedias con mucha agilidad, así como aprender de forma diferente.

Destrezas que permiten al socio de aprendizaje acceder responsablemente, en libertad, de manera autónoma y en interacción constante, a la información. En otras palabras, “ser protagonistas de su propio conocimiento”.

En cuanto a los facilitadores, mentores y docentes, mediante la combinación adecuada de los elementos multimedia soportados en las TICs, pueden hacer de las actividades interacciones mas atractivas, gamificadas e enriquecedoras, para lograr un mayor grado de atención y motivación; además de permitirles salir de su rol clásico de tutor colocándolos mas como un catalizador del proceso y direccionador de una estructura más efectiva en los alcances y metas que se quiere lograr.

En consecuencia, las TICs deben concebirse como herramientas de apoyo e instrumentos valiosos que no pueden ignorarse, que apunten al desarrollo de la habilidad del aprendizaje autónomo e independiente.

Como afirma León (2004), las TIC son herramientas para mejorar la calidad del trabajo y producir conocimiento de calidad, con el fin de que los socios de aprendizaje se conviertan en sujetos activos creadores de su propio conocimiento.

Deja tu comentario